top of page

Hablemos de éxito y motivación

José Marvin Monge


Hoy estamos aquí para hablar de éxito y motivación. Está escrito que nadie se hace viejo con un bicicleta ya que su alma se mantiene intacta.


Sé paciente. Nada en esta vida florece todo el año. Sigue caminando. Entiende que crear y mantener hábitos saludables no es una carrera de velocidad sinó de resistencia. No hay nada fácil ni rápido, todo lleva un proceso, un tiempo y mucho sacrificio pero al final valdrá la pena. El proceso puede ser duro, pero es a través de esa lucha y determinación que podemos lograr la grandeza. Esa es la primera herramienta para ir venciendo tus miedos. El verdadero éxito en la vida comienza solo cuando te comprometes a ser excelente en lo que haces. Sigue caminando, un paso a la vez, puede que te tome mas tiempo del que planeaste pero vas a llegar. Un día ese dolor y esfuerzo cobrará sentido. La naturaleza nos recuerda que las semillas van a crecer sin importar el tiempo que tomen. Aléjate de esa gente tóxica que critica y por ningún motivo hables mal de sí mismo.


Las derrotas. La vida te va a derrotar muchas veces y habrán momentos que quieres dejarlo todo, pero esos instantes no son eternos. Ninguna derrota es para siempre, solo hay días malos. Hay derrotas que tienen mas dignidad que una victoria. El hecho de que las cosas hoy no te salieron como lo planeaste, no significa que salieron de todo mal. Si no estás contento con el ayer, solo prueba algo diferente mañana. No existen personas exitosas que no provengan del fracaso porque ahí es donde se forja el destino. Aún así debes de saber que cuando se elige seguir los sueños se paga un alto precio. Que precio estás dispuesto a pagar. No te preocupes tanto ya que en el deporte siempre tenemos motivos para dudar de nosotros mismos. No temas caer, te aseguro que si logras levantarte, serás una persona a la que difícilmente pueden vencer.

No te rindas, sé persistente, sé fuerte, confía en ti. A veces la persistencia, la pasión y la resiliencia son mas grandes que el talento. Toma esos dones y conviertete en mejor persona o atleta. Es una elección que no pertenece al destino, le pertenece a usted. No trates de huir, no te rindas ni desistas porque vendrán situaciones que te quieren vencer. Sigue adelante y nunca nunca pienses que no eres capaz de lograr tus sueños. La clave está en la actitud, sí esa que se sobrepone a la adversidad. No olvides que si corres el mojón de la frontera 10 centímetros al día al cabo de unos años has invadido otro país. Confía en ti, "Si empezamos con nosotros, el cambio será grande". Sé fuerte, porque ningún esfuerzo sirve de nada si no estás creyendo en ti mismo.

Valora lo que has logrado y siéntete orgulloso. Recuerda aquellas sonrisas que tuviste después de lograr resultados en días difíciles. Solo sé agradecido con lo que vas obteniendo, de lo contrario nunca serás feliz, porque vas a sentir que no es suficiente y pensarás que podrías haber hecho mas en el pasado. Encuentra la gratitud de las cosas pequeñas de todos tus esfuerzos. Con el tiempo amarás lo que haces y nunca conocerás la rutina. Con solo esto ya eres un campeón. Aquí no se trata de un final feliz, se trata de una historia. La clave para la inmortalidad es principalmente vivir una vida que valga la pena recordar. Lo que llevas en la manos es temporal pero lo que llevas en el alma es infinito.


Tú decides que sacrificar para tu próxima competencia y para tu vida. Las excusas siempre estarán ahí, pero las oportunidades no. Tú decides que es más importante, tus deseos o tus sueños. Hay errores que te vuelven humilde, que siempre estarán por encima de un logro que te hace arrogante. Continua con todas tus fuerzas, intenta ser mejor, no mires atrás, sé valiente sin importar si nadie lo nota. Tu peor pesadilla debería ser levantarte un día y no tener nada de que apasionarte.


Detrás de tus sueños siempre hay esfuerzos que la gente no ve. Lo mas importante es que solo tú sabes lo que te ha costado llegar donde estás y las batallas que has librado. Han sido noches sin dormir, fines de semana sin salir, dietas que te dejan con hambre. Pero cuando eso sucede es porque estás cerca de alcanzar tus sueños. Cuando logras tus objetivos solo tu sabrás el motivo de ese esfuerzo. Como dice Fabi Mazariegos "A los que no creen que lo lograrás, Dios les reserva un asiento en primera fila".


Muchos inician pero no todos logran sus metas. En ocasiones el problema es que piensan que la meta o los resultados son un destino cuando la verdad, la meta es amar el proceso. Acepta la adversidad y baila con ella, que eso es lo que necesitas para crecer hacia tu siguiente nivel. Si no están los recursos necesarios eventualmente vas a adaptarte para crecer con los que tienes. El talento te hace destacar pero el corazón te hace trascender. Hoy sabemos que las cosas no hace falta decirlas porque al hacerlas se dicen solas. No estás obligado a ganar pero si a dar lo mejor de sí. Sé una persona agradecida con aquellos que te apoyaron en los momentos mas difíciles.


El entrenamiento. Algunos dejan de entrenar porque nadie nota sus progresos. Esa es la diferencia de cuando entrenas para ti o para los demás. Con el tiempo conocerás la diferencia entre tener actitud, fuerza de voluntad, motivación y disciplina. Cuando comienzas a sufrir comienza el verdadero entrenamiento, ese que te hace subir peldaños. Te diré que los mejores maestros que he tenido son el dolor y el sufrimiento pero nada se compara con el dolor del arrepentimiento. Busquemos nuestra mejor versión ya que sinó haces sacrificios para obtener lo que quieres, entonces lo que quieres termina siendo lo que estás sacrificando. Fíjate en esas personas que admiras, podrían haber tenido las mismas excusas que tienes actualmente. Ellos lo hicieron y tu también puedes lograrlo. Con el tiempo puedes transformar las excusas en motivaciones. Los triunfos no son accidentes ni se construyen en las nubes. El entrenamiento te permite ser el protagonista de tu futuro.

Grandeza no es necesariamente reconocimientos y premios. Grandeza también es mover obstáculos, derribar pensamientos y tomarle la mano a tus miedos. No esperes el momento perfecto mejor toma el momento y hazlo perfecto.


Al competir a veces somos capos, a veces somos peones y a veces somos sherpas. Donde con solo una mirada ya sabemos lo que tenemos que hacer. No olvides que ciclista sin suerte no es ciclista y entiende de una vez que no existe una etapa fácil. Al competir existe el famoso día menos pensado, donde puedes ganar la etapa o puedes perderlo todo. Deja de pensar en el día que no ha llegado, solo haga lo que pueda, con lo que tenga donde sea que te encuentres. Eso funciona porque sin importar el resultado, sabes que lo diste todo.

¿Tu crees que te has preparado lo suficiente ? Déjame decirte que no eres el único. En algún lugar, alguien se está esforzando al máximo, al igual que tú. Nunca pienses que es suficiente, no te confíes. Cuando todos están igual de preparados que hace la diferencia? Por eso lucha hasta el último milímetro y hasta el último segundo ya que es difícil derrotar a quien nunca se da por vencido.


11 visualizaciones0 comentarios

Entradas recientes

Ver todo

Comentários


bottom of page